Select Page

Ferdinand Berthoud – Edition 1785

Ferdinand Berthoud – Edition 1785

UN CRONOMETRO DE HISTORIA RELOJERA Y MARITIMA

Tres años después de la presentación de su primer cronómetro de tourbillon y fuerza constante de huso-cadena, la Chronométrie Ferdinand Berthoud anuncia el lanzamiento de la edición 1785, formada por cinco ejemplares únicos del cronómetro FB 1R, tallados completamente en bronce, cada uno de ellos acabado en una pátina de un tono diferente. Esta edición 1785 rinde homenaje a la expedición más destacada de la historia de la Armada Francesa, la de las fragatas L’Astrolabe y La Boussole. Al mando del conde de Lapérouse, a bordo viajaban cinco Cronómetros Marinos fabricados por Ferdinand Berthoud, entonces Relojero-Mecánico del Rey y de la Armada. El bronce de la edición 1785 recuerda al de los instrumentos marinos de la época. En el contexto de su moderna interpretación de la obra de este maestro relojero, la Chronométrie Ferdinand Berthoud presenta una serie formada por cinco piezas absolutamente extraordinarias, que surgen como resultado de una iniciativa apasionada, siempre imbuida de una eminente exigencia de calidad.

FB 1R – Edition 1785 - 2 – White copy.jpg

La edición 1785 es una nueva versión del Chronomètre FB 1R que se presentó durante el SIHH 2018 y está formada por cinco piezas de bronce, todas diferentes, como resultado de la aplicación de diferentes pátinas. Pero además, representan un doble homenaje. El primero es el que se rinde al Cronómetro Marino n°7 de Ferdinand Berthoud, fundamental fuente de inspiración técnica y estética de este regulador.

El segundo homenaje queda patente en el nombre de esta edición: 1785. La fecha recuerda a la famosa expedición naval alrededor del mundo de Lapérouse, que tuvo lugar entre 1785 y 1788. El bronce, su pátina única, el calibre FB-T.FC.R-2, todo recuerda a los instrumentos de medición del tiempo en la mar. Cronómetro marino y sextante eran los únicos aparatos capaces de calcular la longitud, factor determinante para el éxito de las expediciones.

FB_Sextant_HD copy

Al trasladar a un lenguaje contemporáneo la búsqueda de la excelencia por parte del Maestro Relojero Mecánico del Rey y de la Armada, la Chronométrie Ferdinand Berthoud pone de relieve los avances de la ciencia, de la medida del tiempo y del conocimiento del mundo.

Una iniciativa filosófica
El conjunto de los relojes de la Chronométrie Ferdinand Berthoud es el resultado de una innovadora iniciativa relojera. Diseño, movimiento, acabados, todo lo que constituye este cronómetro con tourbillon y fuerza constante le es propio y responde a una lógica de excelencia sin concesiones. La Chronométrie Ferdinand Berthoud está impulsada por la visión de su presidente, Karl-Friedrich Scheufele. Este último ha ido formando, con paciencia, en el seno del L.U.CEUM en Fleurier, una importante colección de objetos relacionados con la medida del tiempo, entre los que se encuentra un importante número de obras de Ferdinand Berthoud.

FB 1R – Edition 1785 – Caseback 2 – White copy

Para honrar a Ferdinand Berthoud, nacido en el Val-de-Travers, la Chronométrie Ferdinand Berthoud dispone de un equipo entregado, un proceso de desarrollo específico y una auténtica experiencia en numerosos ámbitos del oficio. En el caso de la edición 1785, la inspiración técnica procede directamente de las investigaciones de Ferdinand Berthoud sobre su Cronómetro Marino N°7. Aquel cronómetro concentraba un gran número de soluciones que mejoraban los principios del funcionamiento de sus relojes de longitud. Entre otros, la visualización, que mediante la utilización de una gran aguja de los segundos en el centro, rompía todas las reglas habituales de los reguladores, que adjudicaban a las horas, a los minutos y a los segundos un emplazamiento diferente en la esfera.

A la conquista del pacifico
Jean-François de Galaup, conde de Lapérouse, ha pasado a los anales de la historia de Francia como uno de sus más ilustres exploradores. Su talento como navegante y su prestigio como líder de sus hombres, junto a su gran experiencia llevaron a Luis XVI a confiarle la más audaz campaña de exploración marítima que Francia haya emprendido jamás. El 1 de agosto de 1785 dejó la rada de Brest al mando de dos fragatas, L’Astrolabe y La Boussole. La tripulación estaba formada, entre científicos y marinos, por unos 220 hombres. Lapérouse tomó el mando de La Boussole y confió el mando de L’Astrolabe a su segundo, el brillante oficial y navegante Paul-Antoine Fleuriot, vizconde de Langle.

Esta expedición tenía como misión dar la vuelta al mundo para completar la cartografía y continuar con la exploración del océano Pacífico. Los dos navíos estaban equipados con los mejores instrumentos de medida y de observación de la época, entre ellos, cinco cronómetros marinos de Ferdinand Berthoud, Relojero-Mecánico del Rey y de la Armada desde 1770. A lo largo de los dos años y medio de duración de aquel viaje, Lapérouse y sus hombres atravesaron el Atlántico de Norte a Sur, rodearon el Cabo de Hornos y subieron por el Pacífico hasta Alaska vía Hawái. Después, cruzaron el mayor océano del mundo para arribar a Macao y posteriormente subieron a lo largo de toda la costa de China antes de volver a bajar al Pacifico Sur a través de las islas de Tonga. Los barcos desaparecieron entre las Islas Salomón y el Archipiélago de Vanuatu unos meses después de haber efectuado una escala en Australia, a donde habían llegado en marzo de 1788.

Tiempo después, varias expediciones que habían partido en busca de las fragatas de Lapérouse encontraron restos del naufragio. Descubrieron que la Astrolabe se había hundido durante una tempestad en las Islas Vanikoro, en el archipiélago de las Islas Santa Cruz. En cuanto a la Boussole, también se hundió. Sin embargo, algunos de los miembros de la tripulación de esta última lograron sobrevivir al naufragio. Entre algunos de los objetos encontrados en Vanikoro, en 2005 se desenterró un sextante, oxidado, pero intacto después de 217 años. Tallado en bronce, este instrumento fundamental para la navegación ha servido de inspiración para los colores de la pátina de la edición 1785.

FB 1R – Edition 1785 - 1 – White copy

NUEVA EVOLUCIÓN DE LA CAJA
Los cronómetros FB 1R de la edición 1785 miden 44 mm de diámetro por menos de 14 mm de grosor. La caja, completamente realizada en bronce, está granallada. Se ha elegido la aleación del bronce por su capacidad para patinarse.
Cada uno de estos cinco reguladores, numerados del FB 1R.5-1 al FB 1R.5-5, tiene un color diferente. Cada una de las pátinas de estas piezas, de hecho únicas, ha sido realizada utilizando diferentes recetas que se han elegido cuidadosamente tras efectuar decenas de ensayos y pruebas. Se trataba de lograr obtener los tonos deseados y, al mismo tiempo, asegurarse de su dermocompatibilidad, en aplicación del reglamento REACH de la Unión Europea.

La caja está adornada con dos asas laterales de bronce, que le aportan su característica forma octogonal. Los flancos están perforados con dos ojos de buey laterales, a las 2h y a las 11h, que permiten admirar el funcionamiento del mecanismo de huso-cadena. A estas dos aberturas se añade un fondo de zafiro con tratamiento antirreflectante, para apreciar la calidad de los acabados del movimiento. En cuanto a la corona de bronce, moleteada y provista de un medallón de titanio, garantiza una carga cómoda del movimiento. Este último está dotado de 53 horas de reserva de marcha.

Un regulador fuera de lo común
Los cronómetros de la edición 1785 difieren claramente de todas las visualizaciones de regulador existentes. Su esfera está fundamentalmente cubierta. De hecho, se trata de la cara posterior de la placa de la complicación de la visualización del regulador.

Está fabricada en alpaca satinada a mano en sentido vertical y dispone de tres aberturas de pequeño tamaño. La primera, descentrada a las 2h, permite la lectura de las horas, que se visualizan sobre un disco de zafiro con tratamiento antirreflectante, con aplicaciones de números árabes que se leen con total claridad gracias a su contraste ante un fondo blanco. La segunda desvela un inédito mecanismo de visualización de la reserva de marcha, que se ha puesto de relieve mediante una amplia abertura en la esfera, que permite observar una parte de la platina delicadamente arenada.

La tercera abertura está situada en el centro del contador de los minutos, a las 12h. Suavemente biselada, granallada y con chaflanes dorados, en el centro de esta abertura se puede observar el tren de ruedas y desvela una decoración grabada a mano, que representa un motivo de «pirámides». Está inspirado en la decoración de un péndulo astronómico de esqueleto de Ferdinand Berthoud, que pertenece a la colección del L.U.CEUM. Los segundos se sitúan en la periferia de la esfera, sobre un reborde de alpaca, granallado y biselado.

Y finalmente, en esta gran esfera queda bien patente la naturaleza y el origen de los cronómetros de la edición 1785, mediante la grabación de la mención « Chronomètre Val-De-Travers Suisse ». Se trata de algo mucho más importante que una firma o una denominación de origen: es la reivindicación de una identidad.

Cono móvil suspendido y reserva de marcha con resorte de espiral
Objeto de una solicitud de patente, el dispositivo de indicación de la reserva de marcha es muy sofisticado. Visible a través de una abertura en el semipuente del fondo, un cono truncado asciende y desciende sobre un tornillo sin fin conectado al barrilete. Sobre este cono suspendido está colocado un palpador. La posición de este brazo sobre el cono refleja el nivel de armado y de desarmado del barrilete.

El palpador transmite la cantidad de energía acumulada en el barrilete a un conjunto de palancas planas, delicadamente biseladas y rodiadas, visibles a través de un recorte realizado sobre la placa del regulador. Su papel es amplificar el desplazamiento de la aguja de la reserva de marcha. Un resorte de espiral, colocado en el extremo como tope, ejerce una fuerza sobre el soporte de la aguja de la reserva de marcha. Este resorte permite una recuperación de los juegos del conjunto de los componentes de este mecanismo y mostrar la reserva de marcha con una precisión inigualable. Este ingenioso mecanismo recuerda al espíritu experimentador del mismo Ferdinand Berthoud, que gustaba de explorar soluciones que se salían de los caminos habituales.

Doble sistema de la chronométrie
El calibre FB-T.FC.R-2 es uno de los pocos que presentan una transmisión de huso-cadena, la solución más antigua que existe para proporcionar una fuerza constante al escape. Actúa como una caja de desmultiplicación automática. Esto es así porque según el nivel de carga, el par liberado por el barrilete varía.
Cuando el movimiento está cargado por completo, la cadena se encuentra totalmente enrollada sobre el pequeño diámetro del huso. El resorte del barrilete dispone entonces de su potencia máxima. Esta fuerza disminuye a medida que pasa el tiempo, enrollándose la cadena sobre el tambor, pasando del pequeño al gran diámetro del huso. La variación del diámetro del huso compensa la disminución del par en el resorte del barrilete. El escape recibe así una energía constante, lo que iguala la amplitud del volante y mejora la precisión del movimiento.
Este último también le llega desde su tourbillon. Visible únicamente en el fondo, está formado por 67 elementos agrupados dentro de una jaula de titanio de 16,55 mm de diámetro. Está fijada a un arco de acero en forma de flecha, perfectamente pulida y biselada a mano. Para equilibrar el bamboleo del escape, dos cabezas perdidas de alpaca dorada uniformizan las masas de esta gran jaula. No indica los segundos, porque los cronómetros de la edición 1785 poseen un tourbillon con segundero central. Extremadamente largo y fino, de bronce dorado, avanza con una precisión y una estabilidad extraordinarias.
Conjuntamente, estos dos sistemas relojeros excelentes, cuyo tratamiento se ha llevado a cabo de acuerdo con las mejores prácticas, confieren al calibre FB-T.FC.R-2 su rango de cronómetro, título que otorga el Control Oficial Suizo de Cronometría (COSC).

MATERIALES Y SUPERFICIES NOBLES
Los puentes del calibre FB-T.FC.R-2 están fabricados en alpaca no tratada. Esta aleación de cobre, zinc y níquel presenta un brillo excepcional al pulido y una fragilidad extrema. Cualquier imperfección es irreparable. La alpaca se distingue también por su color gris de tonalidad cálida que aprecian bien los entendidos. Cohabita con el bronce, material empleado por primera vez por la Chronométrie Ferdinand Berthoud, pero profundamente enraizado en la historia de la relojería y en la de la navegación. A pesar de su propensión a oxidarse, ocupa su propio lugar entre los materiales adaptados a la relojería. Su nobleza le viene de un uso que se remonta a la prehistoria.

El puente del tourbillon, en forma de flecha de acero, está decorado con el mayor de los cuidados. La cara superior presenta un pulido en espejo, los flancos están estirados y los ángulos pulidos. Todos los niveles de la jaula del tourbillon de titanio están íntegramente biselados. El cono de la reserva de marcha está pulido en espejo. Los dos puentes que rodean al tourbillon están perforados. La cadena, hecha con 790 piezas de acero, mide 285 mm de largo y ha sido completamente terminada a mano. Las espigas y las varillas están satinadas y las superficies planas pulidas.

FB 1R – Edition 1785 - 1 – White copy

Unos gestos precisos
Estas operaciones de acabado de las piezas, cualquiera que sea su emplazamiento y su función, han sido completamente realizadas a mano, con herramientas tradicionales, por los artesanos de la Chronométrie Ferdinand Berthoud. El control de calidad de estos acabados se lleva a cabo a un nivel de aumento muchísimo más elevado que el habitual en relojería, mediante una lupa 6x. A tal nivel, ningún detalle, por ínfimo que sea, puede pasar desapercibido. No se tolera ningún error, imperfección o insuficiencia. Esto es lo que representa la excelencia relojera, tan importante para la Chronométrie Ferdinand Berthoud, el fabricante de cronómetros para los exploradores. Este respeto por la tradición relojera, que se expresa con modernidad en los cronómetros FERDINAND BERTHOUD, siempre va a estar presente en el fundamento de los futuros desarrollos de la Casa.

About The Author

CronotempVs

numquam obliviscaris...

Leave a Reply

mdt

TNW

twe

Calendar

July 2018
M T W T F S S
« Jun   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Notifications

Skip to toolbar