URWERK descubre su UR100 «C-3PO»

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana… de la nada surgía una chispa.

Aguzando la mirada hacia esta masa de reflejos dorados que transita rumbo a la Tierra, uno vislumbra que pretende tomar contacto. Tal vez comunicar con los seres humanos. Emite señales y todo apunta a que domina seis millones de formas de comunicación… Acaso esta descripción le recuerde a C-3PO, el droide de protocolo de la Guerra de las galaxias… Va por buen camino. El UR-100, C-3PO como lo llaman los allegados, también es dorado. “¡Caramba Maestro Luke, es de oro macizo!” habría de añadir el androide. El URWERK UR100 viene con mensaje. Este reloj sin parangón domina todas las lenguas del universo. Plasma la luz, el tiempo y el espacio. Y si bien C-3PO resultaba irritante, torpe y excesivamente cortés, lo que hace el UR100 es despertar las seis millones de formas que cobra el anhelo de relojería cautivante, audaz y disruptiva.

URWERK UR-100
UR-100 C-3PO

Esta versión llamada C-3PO viene a ser el tercer episodio de la saga intergaláctica de la colección 100, y narra las aventuras de un instrumento temporal inédito, de guión, producción y dirección del estudio de animación relojera URWERK. Explora los lindes de un diseño, una indicación y una modalidad de visualización no menos fascinantes que el salto a la velocidad de la luz. “Desde los inicios de URWERK, la ciencia ficción es fuente inagotable de inspiración” explica Martin Frei, cofundador de la casa. “Desde niño, soy todo un “geek”. Mi padre era ingeniero y tuvo la oportunidad de trabajar en proyectos tan delirantes como el Rover lunar Apolo. Era mi héroe, y me ha transmitido el amor por el cosmos y sus sueños.”

URWERK UR-100

De primeras, el UR-100 es una caja fina, incluso cabría decir extraplana para un reloj satélite, de contornos angulosos, de ocho elementos de dispar longitud, y parcialmente ondulada. Es de sutil y asimétrica configuración, como el Millenium Falcon y su protuberante cabina;. El UR-100 viene tallado en un bloque de oro amarillo 2N macizo. Su satinada y pálida brillantez es la del droide de la Guerra de las galaxias. En lo alto de la caja domina una burbuja plana de zafiro. En referencia a las formas primigenias de los modelos URWERK, esta modulada curva hace de cajón de navegación para el calibre UR 12.01, el mismísimo corazón de esta máquina que parece venir del espacio intersideral.

La modalidad de visualización del UR100 es la que prevalece en el universo URWERK. Su astrofísica es de satélites que van girando y dando las horas. Estas revoluciones regulares y cronométricas forman a escala reducida un armonioso ballet. Y los minutos se van leyendo en un riel fijo arqueado en 120 grados. Las horas van desfilando delante de los minutos. Una flecha roja lleva la batuta del encuentro de ambos datos, y de este modo su lectura es a la vez sencilla e intuitiva. El remontaje de su calibre es cosa de una masa oscilante acoplada al regulador específico de los UR100, el Windfänger. Es un engranaje planetario que reduce la velocidad de rotación del rotor para evitar un remontaje excesivo y el desgaste de los componentes.

Link: URWERK UR100…