Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner

Jaeger-LeCoultre lanza el Polaris Mariner, un nuevo reloj de buceo que se declina en dos versiones

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner

En los años 50, el submarinismo era una actividad esencialmente militar y por lo tanto arriesgada. En aquellos tiempos, la única herramienta de la que disponían los buceadores para calcular su tiempo de inmersión era el reloj. Por lo tanto, esta necesidad provocó una fuerte demanda de relojes de buceo. Nada mejor para esto que el Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner.

Un calibre mítico

En 1959, Jaeger-LeCoultre presentó un mecanismo excepcional que iba a revolucionar el mundo del buceo: el movimiento mecánico de carga automática Memovox. El ingenioso calibre estaba dotado de un dispositivo de una alarma programable que indicaba al buceador cuando tenía que subir a la superficie. En 1968, Jaeger-LeCoultre lanzó el reloj de buceo Memovox Polaris, equipado con bisel giratorio interno, de una alarma y de un triple fondo de caja para optimizar la transmisión del sonido. Con los años, el Memovox se ha convertido en la referencia de los relojes de pulsera con alarma.

Este año, Jaeger-LeCoultre presenta dos nuevos modelos, el reloj Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner Memovox y el reloj Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner Date que se inspiran en el modelo original creado hace 70 años. Asimismo, ambos relojes cumplen con la normativa ISO 6425 y exhiben la estética deportiva y contemporánea de la colección Jaeger-LeCoultre Polaris.

En sus cajas de 42 mm de diámetro, están presentes todas las claves estéticas  de la caja  Polaris con unas líneas firmes mezclando superficies pulidas y cepilladas. No obstante, existen algunas diferencias significativas. Por ejemplo, la caja del Polaris Mariner es hermética hasta 300 metros y la corona que se emplea para ajustar el bisel interno, está atornillada. Asimismo, una nueva banda de seguridad de color naranja alerta a los buceadores cuando la corona no está completamente atornillada.

Un fondo de zafiro

El Polaris Mariner Memovox  que rinde homenaje a THE SOUND MAKER™ lleva un movimiento automático, Calibre 956, que se inspira en los primeros calibres relojeros con alarma automática de Jaeger-LeCoultre. Hasta la fecha, los relojes Memovox tenían un fondo de caja cerrado, que servía como cajón de resonancia para el timbre. Este año, Jaeger-LeCoultre innova, con la implantación de un fondo de cristal de zafiro transparente que permite al usuario ver el movimiento del martillo. Para lograrlo,  fue necesario rediseñar completamente el mecanismo de sonería, ubicando el timbre en el lateral de la caja. Este cambio no afectó al característico sonido de «campana de escuela” escolar» de la alarma, que es la señal de identidad del Memovox.

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner

Por su parte, el modelo Polaris Mariner Date lleva el Calibre 899 que los relojeros de Jaeger-LeCoultre han actualizado constantemente desde su creación, incorporando las últimas tecnologías para mejorar su rendimiento. Por lo tanto, el resultado de estas mejoras técnicas es patente con una reserva de marcha de 70 horas.

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner Memovox

Caja en acero con 42 mm de diámetro y 15,63 mm de grosor.

Movimiento mecánico de carga automático.

Funciones horas, minutos, segundos, fecha y alarma.

Esfera azul.

Hermeticidad hasta 300m.

Brazalete de acero.

PVP 17.600 Euros

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner Date

Caja en acero con 42 mm de diámetro y 13,92 mm de grosor.

Movimiento mecánico de carga automático.

Funciones horas, minutos, segundos y fecha.

Esfera azul.

Hermeticidad hasta 300m.

Brazalete de acero.

PVP 11.000 Euros

 

Más…